Volver a la verdad con el COVID 19 – Parte IV

La Tierra se toma un respiro

A través del tiempo y de la historia de la humanidad, hemos visto como cada cierto tiempo hay una epidemia que reduce la población, epidemias que se contenían en una población delimitada por la dificultad de transporte a lejanas tierras, hoy por hoy en solo horas puede pasar de un continente a otro y de igual manera tu equipaje, experiencias, problemas y hasta enfermedades infecciosas.

Hemos abusado de la generosidad de la madre tierra y esta nos está dando una lección, poniendo la balanza natural a funcionar, balanza que equilibra las condiciones de permanencia de nuestra especie en el planeta, controlando la sobrepoblación, alejándonos de las calles, reduciendo la polución y contaminación ambiental del aire, ríos, mares, dejando en paz el reino animal.

En poco tiempo observando cambios dramáticos en la naturaleza, tales como delfines en las costas de ciudades turísticas, peces en los canales de Venecia, animales silvestres caminando libremente en las calles de países lejanos, nevados recuperando la nieve y familias reunidas todos en la mesa dando las gracias a Dios por los alimentos.

Leer más: Volver a la verdad con el COVID-19 Parte III

Ante estas circunstancias, ¿me pregunto si somos el verdadero problema? ¿Somos los responsables de esta respuesta natural de control? ¿hemos cambiado tanto las condiciones ambientales que estamos obligando a especies a cambiar de hábitat, hospedero y mutar para adaptarse?

Si esto último es cierto, este es solo el principio y es probable que otras especies imiten este comportamiento adaptativo entre ellas otros microorganismos patógenos.

Es el momento de cambiar, es ahora o nunca, es el  momento de cambiar internamente de manera individual y como sociedad, debemos dar valor a los verdaderamente valioso y bajar el ritmo acelerado de vivir, debemos cambiar patrones de comportamiento generacionales y principalmente la definición de ser exitoso que normalmente es tener dinero, pasándonos la vida buscando serlo y cuando se consigue entonces la carrera es mantenernos en la cima a costa de nuestra salud y bienestar, pasando por encima de las demás personas incluso de nuestros seres queridos, comprando de manera consumista y contaminante como por ejemplo varios celulares de baterías de litio y otras baterías que liberan mercurio, litio, plomo, o cadmio: Compuestos todos altamente tóxicos, tener varios autos  provocando una mayor  liberación de dióxido de nitrógeno que se concentra  en nuestra capa de ozono trayendo como repercusión la lluvias ácidas y el tan nombrado calentamiento global.

Leer más: No somos héroes: volver a la verdad con el COVID-19 Parte II

He llegado a la conclusión que “ser exitoso es simplemente ser feliz”, cuidando nuestro amado hogar para dejar a nuestros hijos un lugar donde crecer.

 

Dr Alberto Enrique Ramírez García

MD especialista en Anestesiología

Especialista en Dolor y cuidado Paliativo

Maestría en el tratamiento del dolor y en Fibromialgia

Posgrado Experto en Fibromialgia

2020-04-13T17:00:30-05:00

Deja tu comentario