Alimentación y defensas

En estos momentos cuando el mundo se encuentra en una pandemia por una infección viral, donde todos somos susceptibles de enfermar reconociendo que existen unos grupos de edad que tienen mayor riesgo de complicarse.

Debemos encontrar herramientas para mejorar nuestro sistema de defensa para que el cuerpo tenga la capacidad de defenderse y auto curarse.

Es así como en los últimos años se viene investigando mucho en la relación que tiene la forma como nos alimentamos y el sistema inmunológico (sistema que nos defiende de los agentes externos que nos pueden hacer daño), además del sistema metabólico y los procesos inflamatorios crónicos, los cuales inciden mucho en la evolución clínica de los pacientes.

La nutrición se reconoce como un proceso biológico en el que los organismos absorben los nutrientes de los alimentos para mantener la vida, pero las preguntas que surgen en este momento son:

¿cómo te estas alimentando?, ¿estas utilizando los nutrientes adecuados?, ¿es tu alimentación un momento sagrado de amor propio? o ¿solo comes para satisfacer conflictos inconscientes?  todas estas dudas surgen debido al cambio que como sociedad venimos presentando, donde damos importancia a otros aspectos de la vida que no son fundamentales y descuidamos lo realmente importante que es tu cuerpo, tu salud,  tu bienestar, tu ser.

El sistema digestivo es el órgano con mayor contacto con el exterior

Se dice que el área  de superficie es de 400 m2,  y en él se encuentra ubicado el sistema inmune intestinal (placas de Peyer) que es la primera barrera de defensas y  la encargada de generar el mayor número de anticuerpos que nos pueden defender o generar alergias,  el estado de la mucosa digestiva,  el numero y la cantidad diferente de bacterias juegan un papel fundamental también en el adecuado funcionamiento del sistema inmune,  el principal factor protector y generador de estos sistemas es la alimentación.

Leer mas: Control de peso en pacientes con fibromialgia

Hay diferentes formar de clasificar los alimentos, pero la más utilizada es según su cantidad y lo podemos definir en macronutrientes los cuales suministran la mayor cantidad de energía y se componen de los carbohidratos, proteínas y grasas; y los micronutrientes que se necesitan en pequeñas cantidades y regulan los procesos energéticos, de este grupo forman parte las vitaminas y minerales.

En este caso quiero recalcar el factor protector de dos grupos de vitaminas, las hidrosolubles (B6, ácido fólico, B12, C) y las liposolubles (A, D, k y E), ambos grupos actúan estimulando la producción y mantenimiento de las células encargadas de atacar los agentes externos como son los linfocitos, leucocitos y células dendríticas,  además mantienen los niveles de anticuerpos que son unas proteínas que se encuentran  en la sangre y diferentes tejidos del cuerpo, estos bloquean el agente agresor y activan el sistema que se encarga de eliminarlos del sistema,  asociado a las defensas también tiene un factor antioxidante que permiten mantener el cuerpo sano y joven.

Las vitaminas hidrosolubles se pueden obtener del consumo de alimentos cítricos (naranja, mandarina, limón), las fresas, el brócoli y otras verduras crudas, el pollo y pescado, pero fundamentalmente de hojas verdes.

Las vitaminas liposolubles se obtienen de diferentes alimentos:   la vitamina A de las verduras verdes, zanahoria, frutas amarillas, huevo; la vitamina E en aceites, nueces, verduras de hojas oscuras; la vitamina K en hortalizas de hoja verde; la vitamina D en lácteos, pescado y es de vital importancia la exposición al sol.

Leer mas: Soy parte fundamental de mi tratamiento

Podemos concluir  que el sistema inmunológico tiene diferentes factores que lo pueden fortalecer o afectar, en este caso asociamos la alimentación sana como uno de los mas importantes para estimularlo,  el adecuado consumo de frutas, vegetales de predominio verdes y proteínas de origen animal conocidos como carnes blancas como lo son el pollo y el pescado podrían mantener nuestras defensas altas y evitar así posibles infecciones frecuentes o complicaciones severas en caso de contraer alguna infección.

Bibliografía:

Nutrientes e inmunidad

Vol. X – Número 1 – 2016

  1. 1-19

www.nutricionclinicaenmedicina.com

©Nutrición Clínica en Medicina 2016

Hegoi Segurola Gurrutxaga, Guillermo Cárdenas Lagranja y Rosa Burgos Peláez

Unidad de Soporte Nutricional. Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona. España

2020-03-30T10:09:48-05:00

2 Comments

  1. Allie 7 abril 2020 en 8:33 AM - Responder

    He leído con gran interés su artículo sobre Alimentación y defensas y puedo decir que
    es uno de los mejores artículos que he leído.
    Es por eso que quiero compartir un sitio web que me ha ayudado mucho a perder peso, y ahora estoy feliz de nuevo:
    https://bit.ly/3bWh8jG

  2. Eveline 7 abril 2020 en 6:02 PM - Responder

    He leído con gran interés su artículo sobre Alimentación y defensas y puedo decir que es uno de los mejores artículos que he leído.
    Es por eso que quiero compartir un sitio web que me ha ayudado mucho a
    perder peso, y ahora estoy feliz de nuevo: https://bit.ly/3bWh8jG

Deja tu comentario